La muerte de Alvarado en el Códice Telleriano-Remensis

 


El Códice Telleriano-Remensis es un manuscrito en formato de libro datado entre 1562 y 1563 que, además de una parte dedicada a fiestas y otra al calendario, tiene una tercera en la que narra la historia de los mexicas desde su emigración en el siglo XII hasta la conquista española. Es en ésta donde está la página adjunta, en la que vemos una recreación de la muerte de Pedro de Alvarado durante la Guerra del Mixtón, librada contra caxcanes y chichimecas en el Reino de Nueva Galicia (el noroeste de México, en los actuales estados de Jalisco, Nayarit, Aguascalientes y Zacatecas) a lo largo de una década, entre 1540 y 1551. 
 
Alvarado, lugarteniente de Hernán Cortés durante la conquista de México y posterior conquistador de Guatemala, falleció en Guadalajara el 4 de julio de 1541, a los cincuenta y seis años de edad, tras varios días de agonía. La causa del óbito fue el aplastamiento que sufrió por un caballo que se le escapó al escribano Baltasar de Montoya, espantado en medio de un contraataque del enemigo, caxcanes y zacatecas. En la parte de abajo de esta página del citado códice se lee (aunque la imagen está cortada): "En este año de diez casas y de 1541 se alsaron los indios de Jalisco, los cuales sujetó Don Antonio de Mendoza. Murió Don Pedro de Alvarado yéndose retrayendo de sus indios al cual llamaban los indios Tonatiuh que quiere decir El Sol".
 
Pedro de Alvarado en un retrato imaginario del siglo XX, obra de Tomás Povedano (Wikimedia Commons)
 
Efectivamente, un glifo solar sirve para identificar al conquistador, que en la parte superior izquierda aparece muerto con su estandarte y junto a un fraile que está bautizando a un indio chichimeca. En la inferior se muestran los combates de Nochistlán (nombre anterior de Guadalajara) entre el jefe caxcán Francisco Tenamaztle (armado con arco y flechas sobre un montículo) y el virrey Antonio de Mendoza, retratado éste metafóricamente con una planta de magüey y un tuza (roedor) por similitud cacofónica; también hay un halcón que alude al apellido del soldado que inició el asalto, el capitán Falcón. 
 
Temaztle está atrincherado en el Cerro de Mixtón que dio nombre a la contienda y que se encontraba en Nochistlán, la cual se muestra rodeada por un río y se la identifica mediante un glifo de un nopal con sus frutos, las tunas (que en lengua nahuátl se llaman nochitzli). Para entender esas metáforas, hay que saber que la obra fue realizada por tlacuilos (escribas indígenas), quizá copiando una fuente documental anterior perdida, el llamado Códice Huitzilopochtli, aunque probablemente bajo la dirección del fraile Pedro de los Ríos, que fue quien añadió las glosas en castellano.
 
 
El Códice Telleriano-Remensis original se conserva en la Biblioteca Nacional de Francia; lo donó en 1700 Charles-Maurice Le Tellier, obispo de Reims -de ahí el nombre con que se conoce-, quien lo habría obtenido de algún comerciante o coleccionista, bien por compra, bien como regalo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Letra y firma de la reina Isabel de Castilla

Firma de Solimán el Magnífico

Colón e Isabel la Católica en una inaudita historia japonesa de EEUU