Entradas

Ulrika Eleonora Stålhammar, la mujer que entró en el ejército sueco y se casó haciéndose pasar por hombre

Imagen
  El retrato de abajo, pintado por David Klöcker Ehrenstrahl en 1692, representa a Per Jönsson Stålhammar, teniente coronel de Suecia, hecho cuando ya estaba retirado del servicio. Fue el padre de Ulrika Eleonora Stålhammar, una mujer que sirvió en el ejército haciéndose pasar por hombre, en lo que se podría considerar la versión sueca de una española que hizo otro tanto un siglo antes, Catalina de Arauso, la famosa Monja Alférez. Jönsson, que era de origen muy humilde, hijo de un simple pastor, se inició en la vida militar muy joven y desde abajo, como trossdräng , es decir, empleado en los bagajes y trenes de suministros que acompañaban a la tropa en sus desplazamientos y campañas. Su bautizo de fuego fue en la guerra contra Polonia, que terminó en 1629, y tres años más tarde conseguía ingresar un regimiento de caballería, adoptando el apodo de Hammar, derivado de la palabra hammare (martillo); quizá por eso aparece en el cuadro portando un "pico de cuervo", un tipo de mart

El Almanaque perpetuo de Abraham Zacuto

Imagen
  Hajibbur ha-gadol , es decir, "La gran composición", es el título de la obra maestra del judío español Abraham Zacuto, escrita entre 1473 y 1478. Consiste en unas tablas astronómicas que permiten calcular la posición diaria en longitud de varios cuerpos celestes: el Sol, la Luna y los cinco planetas conocidos entonces, todo ello calculado en base al meridiano de Salamanca (no se usó un único meridiano hasta la adopción generalizada del de Greenwich). Ese trabajo, escrito en hebreo, fue traducido al castellano en 1481 por el catedrático de Astrología y Lógica Juan de Selaya y al latín por su discípulo Joseph Vizcaíno en 1496, siendo esta versión la que alcanzó gran repercusión internacional. Oficialmente se titulaba Tabularum celestium motuum astronomi zacuti , pero es más conocida como Almanach perpetuum (Almanaque perpetuo) y se considera el compendio de astronomía y astrología más completo de su época, ya que reúne un amplio abanico de fuentes bibliográficas. No extraña,

La posible identidad de un caballero africano del siglo XVI

Imagen
    El protagonista de este poco común retrato, firmado por el Maestro de Oultremont, como se conocía al artista neerlandés Jan Mostaert, se ha identificado a veces con Cristóbal el Moro , quien fue archero de la guardia de Carlos de Habsburgo en Bruselas, cuando aún no era rey ni emperador.   No era frecuente, pero tampoco raro, que hombres de color formasen parte de guardias de corps, como vimos en el artículo Los acompañantes negros de Catalina de Aragón en su viaje a Inglaterra . A los archeros de Borgoña también se los conocía como Guardia Noble o Guardia de la Cuchilla, debido esto último al principal arma que empleaban: el archa o guje, una variante de la vougue francesa que presentaba una gran moharra en forma de cuchillo de hoja muy ancha y un solo filo, enastada y sin guarnición.  Constituían la guardia de la casa borgoñona a la que pertenecía Felipe e l Hermoso , que fue quien los trajo consigo a Castilla cuando él y su esposa, Juana la Loca , llegaron para tomar posesión d

Licencia para leer libros prohibidos (1784)

Imagen
  Esta licencia, expedida en 1784 por el Consejo del Rey Carlos III, autoriza al ilustrado Juan Francisco Arias de Saavedra y Sangronis, intendente del ejército y de la provincia de Caracas, en el Reino de Cartagena de Indias, a leer la famosa Enciclopedia de los ilustrados franceses Diderot y D'Alembert, así como otras obras sobre botánica, comercio, artes y marina. Eso sí, exceptúa "las de Pedro Suabe, Nicolás Machiabelo y otras que tratan exprofeso contra nuestra Sagrada Religión, y de obscenidades; teniendolas con la debida reserva y custodia para que no pueda leerlas otra persona y con la calidad de manifestar esta licencia, antes de usarlas, en el tribunal de Inquisición de Cartagena de Yndias" .   Portada de una edición de 1711 del Índice de Libros Prohibidos ( Wikimedia Commons )   Maquiavelo había cuestionado algunos postulados de la Contrarreforma, lo que llevó a considerársele peligroso y subversivo, especialmente su obra maestra, El príncipe . Por su parte,

La masacre de Zeluán, epítome del Desastre de Annual

Imagen
  A las ocho y media del sábado 23 de julio de 1921, ciento treinta y cinco jinetes del regimiento de caballería de Alcántara que habían escoltado un convoy de heridos desde Monte Arruit hasta Melilla, y desde allí partido hacia Zeluán para reforzar la posición e impedir que los regulares se rebelasen, hicieron su entrada en esa última localidad. No todos iban a caballo porque algunos perdieron su montura al enfrentarse durante el camino con los citados regulares, ya sublevados, como se temía.  El capitán Jacinto Fraile, que estaba al mando de aquella misión, decidió quedarse apoyando la guarnición del capitán Ricardo Carrasco Egaña, quinientos soldados que junto con otros refuerzos recibidos ese día (un tabor de caballería de Regulares dirigido por los capitanes Cebollino y García Margallo, más ocho guardias civiles e incluso un capellán) superaban en total los seiscientos efectivos, aunque según los servicios médicos sólo un tercio estaban en condiciones de empuñar un fusil porque la