Diego de Paredes, el Sansón de Extremadura, convoca una justa en Torrelaguna


Diego de Paredes y Laurencio de Paredes, convocan a una justa en Torrelaguna a los caballeros que quisieran, indicando los condiciones y premios, y poniendo por jueces a Rodrigo de Mendoza, marques de Cenete, Francisco de Cisneros y al gobernador de la provincia.

Diego García de Paredes fue un famoso militar y duelista nacido en Trujillo en 1468. Al parecer tenía una extraordinaria fuerza física que le permitió protagonizar algunas hazañas en las guerras en que participó, desde las de Italia a las de Navarra, pasado por el norte de África, así como en varios lances de honor. Entre otras cosas, fue capitán de la guardia personal del papa Alejandro VI, condottiero al servicio del duque de Urbino y la familia Colonna, coronel a las órdenes del Gran Capitán en Cefalonia y Nápoles, maestre de campo del emperador Maximiliano I y caballero de Carlos V. El episodio más célebre de su azarosa vida quizá fue el llamado Desafío de Barletta, un enfrentamiento entre once caballeros franceses y otros tantos españoles en el que participó a pesar de estar convaleciente de unas heridas. Por todo ello se le apodó el Sansón de Extremadura.

Grabado dieciochesco de Diego de Paredes
En este documento aparece como convocante de una justa "desde la una del medio dia hasta puesto el sol" en la villa de Torrelaguna (Madrid) "por servicio de las damas y por exercicio de cavallería". Cada caballero debía correr "quatro lanças" por orden de llegada y se estipulaba una serie de condiciones, entre ellas pagar una pieza de plata como cuota y poder ser indemnizado si el caballo "muriere o quedare manco o feo", según criterio de los jueces.

Éstos no eran personajes cualquiera sino de gran importancia: nada menos que Rodrigo Díaz de Vivar y Mendoza (marqués de Cenete), el cardenal Francisco Jiménez de Cisneros (que precisamente era natural de la localidad) y el gobernador de la provincia (cuyo nombre no se indica).

Como premios se reseñan una medalla de oro, una sortija con un diamante, una sortija con un rubí y una sortija con una esmeralda. Aparte, a todo participante que llegara de fuera se le daba "aposento regalado".

No se especifica el año de la justa pero tuvo que ser posterior a 1504, ya que el marqués había sido encarcelado por la reina Isabel por casarse sin su permiso y no salió hasta la muerte de la soberana. Asimismo, se cree que debió ser antes de 1517. Por cierto, el 2 de febrero no se escogió al azar, ya que se trataba del día de la Purificación de Nuestra Señora (tal como expresa el propio documento), uno de los momentos más señalados de devoción mariana Esa misma jornada, desde finales del XV, se eligió para celebrar la Candelaria en Canarias.

Este cartel es toda una una rareza, pues está escrito en pergamino y ricamente policromado (en la parte superior se aprecian dos escudos heráldicos sin identificar y la figura de Santiago Matamoros), cuando lo habitual en esos caso era recurrir a la imprenta para lanzar un buen número de ejemplares y conseguir la mayor difusión posible. O sea, hecho a mano, de ahí que haya perdido pigmentación y resulte difícil su lectura.


El marqués de Cañete y el cardenal Cisneros (retratado por Matías Moreno en una copia de Juan de Borgoña)

La transcripción exacta es la siguiente: 

Diego de Paredes y / Lorencio de Paredes dizen que por servicio de las damas y por exercicio de caballería manternan una justa de targeta el dia de la purificación de Nuestra Señora a los cavalleros que quesieren / venir a justar desde la una del medio dia hasta puesto el sol y correran cada uno quatro lanças a ley de mejor hombre de armas la primera por las damas y todas / a quatro el precio que sera con cada uno una pieça de plata de un aparador que estara puesto poniendo el aventurero el valor de la pieça que quisiere correr en manos de los señores jueces con las condiçiones siguientes:/ 
Condiciones/: Que los aventureros corran como fueren entrando./Quien diere encuentro feo o en la tela o perdiere lança no pueda ganar preçio./Quien diere palo en la tela no se quente aunque la quiebre./ Quien perdiere la lança y la cobrare y quebrare no se entienda ser causa para perder preçio./Quien diere dos enquentros en la cabeça se quente por lança rota./Quien lebantare la lança al que la truxere perdida se quente por lança rota./Quien no truxere targeta barreada no pueda ganar preçio./quien diere encuentro feo en el cavallo llevando testexas y del muriere o quedare manco o feo pague el cavallo conforme a lo que moderaren los juezes /Que los cavalleros que en este cartel firmaren naturales de Tordelaguna firmen sus nombres propios y que alli se presenten o por sus padrinos el dia de la fiesta./ 
Los preçios son los siguientes:/Al que mas galan saliere se le dara una medalla de oro./Al que corriera mejor la primera lança de las damas se le dara una sortija de un diamante./Al que mejor corriere a ley de mejor hombre de armas las quatro lanças y mas rompiese se le dara una sortija de un rubi./Al que mejor justare en la folla y mas lanças rompiese se le dara una sortija de una esmeralda./Que los mantenedores puedan ganar precio en las primeras quatro carreras y que si por indispusiçion de alguno dellos mantenedores u otra causas razonable no pueda co/rrer pueda poner en su lugar al que quisiere./Que si por aver muchos cavalleros aventureros no pudieren los mantenedores por faltar tiempo correr aquel dia con ellos correran el dia siguiente con los que faltaren./ 
A todos los cavalleros forasteros que vinieren a justar se les dar aposento regalado./ 
Suplican al muy Ilustre Señor don Rodrigo de Mendoza y los muy ilustres Señores Don Francisco de Cisneros / y al governador de esta provincia sean juezes. 
[siguen las rubricas de] Diego de Paredes / Diego Diez / Pero Soler de Salinas / Juan Verçosa y de Heredia / Leandro Lopez / Françisco de Verçosa y de Heredia / Francisco Bernardo de Quiros/ Lorenzo de Paredes y Bargas. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

La brutal ejecución de Anneken Hendriks con pólvora en la boca (1571)

El naufragio de la nao Santa María y el trágico final del primer asentamiento español en América

La armadura Mühlberg de Carlos V