Inventario de la Armada Invencible

Tal día como hoy, un 9 de mayo pero de 1588, se completaba en Lisboa la "relación de los galeones, navíos, pataches y zabras, galeazas, galeras y otros navíos que van en la felicisima armada", más conocida hoy como Armada Invencible, cuya misión era la llamada empresa de Inglaterra, la invasión de ese país para deponer a la reina Isabel I y restituir el catolicismo.

La Armada sufrió un inesperado golpe con la muerte, víctima de una epidemia de tifus entre la marinería, del hombre que había designado para el mando, Álvaro de Bazán y Guzmán, marqués de Santa Cruz, grande de España, capitán general del Mar Océano y de la gente de guerra del Reino de Portugal, experto marino que nunca conoció la derrota en su larga vida bélica.

Él fue quien convenció a Felipe II de la necesidad de invadir Inglaterra para responder a su política, hostil a los intereses españoles, y quien se encargó de diseñar el plan. Pero la complejidad logística de reunir y equipar una flota de las dimensiones necesarias superó cualquier previsión, con lo que la fecha programada fue demorándose progresivamente para disgusto del rey, que se lo recriminó duramente por carta.

Tras su fallecimiento, a Bazán le sustituyó Alonso Pérez de Guzmán, duque de Medina Sidonia, consejero de Estado y de Guerra, capitán de las Galeras de España y capitán general de Costas de Andalucía. Aunque él mismo trató de evitar su nombramiento como capitán general del Mar Océano porque carecía de la experiencia naval de su predecesor, como quedaría patente en la campaña una vez iniciada, sí demostró ser un buen organizador, logrando poner fin a los retrasos que arrastraba la flota. Ello quedó reflejado en un memorial que envió al monarca

Álvaro de Bazán y Alonso Pérez de Guzmán retratados por Rafael Tegeo (1828) y Francesco Giannetti (1612) respectivamente 

El documento adjunto, conservado en el Archivo General de Simancas, corresponde a una parte de dicho memorial; concretamente a la dedicada a la Armada de galeones de Portugal, indicando en sucesivas columnas su tonelaje, nombre del barco, gente de guerra (soldados, distribuidos por compañías con sus respectivos capitanes), gente mareante (marinería) y otros datos como artillería, picas, pelotería, bastimentos, etc.

La pólvora, cuerda y plomo están expresados en quintales, antigua unidad española de peso equivalente a 100 libras castellanas (una libra eran 16 onzas, algo menos de medio kilo) y cuya cuarta parte era la célebre arroba (11,5 kilos).

Comentarios

Entradas populares de este blog

La brutal ejecución de Anneken Hendriks con pólvora en la boca (1571)

El naufragio de la nao Santa María y el trágico final del primer asentamiento español en América

La armadura Mühlberg de Carlos V